6 Tips para convivir en un coworking

Cómo comportarse en sociedad ha sido tema de reflexión desde hace siglos. Todo espacio público donde convivan más de dos personas implica un mínimo acuerdo de convivencia, que permita el bienestar y comodidad necesarios para habitar el mismo espacio (por la cantidad de tiempo que cada uno requiera), de la mejor manera. Como ya sabemos, los coworking son espacios de convivencia cuya finalidad es posibilitar el trabajo en equipo, por ello es importante preguntarnos cómo debemos o podemos comportarnos dentro de un coworking para sentirnos cómodos y hacer sentir bien a los otros, es decir, para posibilitar la convivencia.

En principio, como en cualquier espacio público, sé educado y amable al llegar. Aunque parezca obvio no está de más, a veces olvidamos saludar al llegar y despedirnos al salir, y sin embargo hacerlo sigue siendo una de las principales claves para la buena convivencia. A nadie le gusta ser ignorado, de modo que ésta es una forma de hacerte notar y manifestarle al otro que lo ves y existe para ti.

El segundo tip  consiste en aprovechar al máximo las oportunidades para relacionarte con tus vecinos. Procura generar momentos en los cuales compartir un café, té o simplemente agua (aunque también puedes aprovechar la hora de la comida), para conocer a los otros coworkers. Conversar con ellos y preguntarles sobre cosas de interés común. La comida y los “recreos” siempre son espacios ideales para la convivencia y la comunicación. Aunque, si bien es cierto que no existen momentos específicos para hablar, ten cuidado con abusar de las conversaciones, ya que no debes olvidar que un coworking es un espacio para trabajar. Si abusas podrías interrumpir el trabajo de los otros y descuidar el propio. Aprender dónde y hasta cuándo conversar es una manera de mostrar respeto hacia los demás.

La siguiente recomendación es que abras tu mente a lo desconocido, a nuevas propuestas y a distintos tipos de personalidad. La posibilidad de conocer gente distinta en un coworking es una de las tantas ventajas que estos espacios nos ofrecen. Está claro que cada cual tiene sus propios objetivos y metas, sin embargo, no dejes pasar la oportunidad de ampliarlos al permitirte trabajar con otros y escuchar sus propuestas.

Evita intimidarte e intimidar. Aunque los coworking estén llenos de gente talentosa e inteligente, no te intimides. Procura aprender de la experiencia de cada uno y compartir la propia. Valora los conocimientos de los otros, pero también los propios. Seguramente, también tienes cosas que ofrecer. No podemos olvidar que los coworkers son personas creativas y emprendedoras, que desean hacer crecer algún negocio, por ello saben que cualquiera puede ayudarlos a conseguir su objetivo. No subestimes tu trabajo ni tu conocimiento y tampoco el de los otros. Aprende a escuchar y compartir.

El quinto paso para mantener una buena convivencia en cualquier coworking (e incluso cualquier espacio público), es saber pedir ayuda. Aunque tengas muchos conocimientos y habilidades, siempre habrá algo que no sabes, por ello existen los coworking. Allí puedes encontrar personas de distintas áreas que seguro querrán ayudarte en tu proyecto, pero para obtener ayuda debes aprender a pedirla y recibirla.

Una sexta sugerencia que traemos en esta oportunidad es mantenerte motivado. La decoración, las personas y los servicios que se ofrecen en un coworking son alternativas para no saturarnos ni desanimarnos. Debes tener en cuenta que largas jornadas de trabajo pueden saturarte fácilmente y dejarte sin energías. Así que apenas sientas que pierdes los ánimos o no logras resolver algún problema, busca un respiro a tu alrededor. Probablemente alguna imagen en la pared o alguna idea de otro coworker te hará salir a flote. Una de las finalidades del trabajo en equipo es animarse e impulsarse mutuamente.

Si ya te decidiste a ser parte de algún coworking, ten en cuenta estos tips de convivencia y seguramente cada jornada laboral será un día estupendo. Recuerda: sé educado y amable, conversa con tus vecinos sin abusar, permítete conocer propuestas y personalidades distintas, no te intimides ni intimides a los otros, aprende a dar y pedir ayuda y por último, procura mantenerte siempre motivado.

Cómo potenciar mi personal branding en redes sociales

 

El branding personal o autopromoción en redes sociales consiste en promocionar por sí mismo sus logros, trabajos y fracasos, es decir, consiste en llamar la atención y alcanzar visibilidad incluso utilizando aquello que quisiéramos obviar: el fracaso. Aquí bien podría ser útil pensar: mientras más humano, más engagement.  

Una de las cosas más importantes que se deben tener claras al momento de auto-promocionarse es: ¿Qué nos diferencia del resto? A partir de allí podremos saber qué queremos promocionar de nosotros mismo y para qué. Auto-promocionarse implica reconocer que se es una fuente de información lo suficientemente confiable como para mostrar y ganar credibilidad dentro de la dinámica social digital.

¿Para qué algunas personas se auto-promocionan?

Si el sujeto se asume como marca o cuenta con un producto intelectual que desea mostrar, como alguna obra literaria o pictórica, seguramente querrá auto-promocionarse para emprender el posicionamiento de su imagen como artista, escritor, científico, etc., seguidamente para tener una oportunidad de mostrar su trabajo, comercializar con él y por supuesto, crear una comunidad cuyos intereses giren en torno a lo que está promocionando de sí mismo o bien para darle mayor salida a la obra ya publicada o expuesta.

Por eso, Decker y Kylen  nos sugieren como primer paso:

  1. Hacer un estudio sobre las redes que mejor se adecúan a la marca o a nuestros intereses
  2. Llevar un blog porque en él se recogerá toda la información y conocimientos de la marca personal.
  3. Luego de haber escogido una plataforma (blogspot, wordpress, Tumblr, Medium), debemos tener claro qué escribir.

Luego de considerar estos pasos, recordemos que las personas llegan a los sitios web por la eficacia de los motores de búsqueda, pero la única manera de hacer que se queden, regresen y recomienden nuestra web es por la calidad de los contenidos. Mientras mejor entendamos que debemos hacer que el usuario genere fidelidad con la marca, mayor autoridad tendremos frente a él sobre lo que se dice y mejores contenidos produciremos.

Ahora bien, recordando que las redes sociales son precisamente eso: una red, siempre es importante asumir nuestros contactos o seguidores como posibles personas que hablarán sobre nuestra marca, por ello nuestro trabajo es ofrecerles un producto de calidad no sólo para hacerlos hablar sobre nosotros, sino para que hablen bien. La experiencia del usuario en nuestra página web o red social está en nuestras manos: eficacia y calidad son nuestras palabras clave.

La autopromoción es un trabajo y como todo trabajo exige paciencia, constancia y coherencia entre lo que compartimos y lo que queremos conseguir. Por esa razón también es importante medir constantemente el alcance de nuestra marca (siendo la imagen propia en este caso). Para ello se recomienda utilizar  Google Analytics, el cual nos facilitará información sobre el origen del tráfico que recibimos, cantidad de visitantes, palabras clave que más atrae a los usuarios e incluso los artículos que no han gustado demasiado.

Finalmente, el branding personal es publicidad y es experiencia. No siempre las marcas con mayores recursos son las más posicionadas, sino aquellas que mantienen la mejor calidad.  

Cómo empezar a posicionar mi marca en redes sociales

En este momento para cualquier persona, marca o empresa es importante circular por internet, estar en las redes, mantenerse en contacto con otros internautas y ser parte de la dinámica social que caracteriza la era digital, pero no basta con estar.

Es necesario ser conscientes que las redes sociales son un medio de comunicación y esa comunicación debe ser constante y fresca para que nuestra estadía sea visible. Para lograr esa visibilidad o posicionamiento no existe una fórmula, pero sí claves que permitan generar lo indispensable: conexión con la audiencia.

Por eso lo primero que debemos tener claro es que la finalidad de las redes  no es vender, sino comunicarse. Esto nos permitirá crear engagement con la audiencia, es decir engancharlos a nuestra marca procurando que se sientan parte de ella, a través de un lenguaje amable y sencillo que se haga distintivo de la marca.

Siguiendo los consejos de Patrick Suquet, hacemos una lista de las cosas que se deben tener en cuenta al iniciar el posicionamiento de una marca por medio de redes sociales:

 

  • Tener claro para qué estás en las redes sociales: comunicarte
  • Hacer preguntas y medir tu reputación: mantener una relación interactiva con la audiencia
  • Crear contenido interesante y bidireccional: atender constantemente a qué le interesa a la audiencia y sobre qué quiere enterarse

 

  1. El 70% del contenido debe girar en torno a la promoción de la empresa: evitar la autopromoción
  2. Saludar y desear buen día: ser amable, fresco y sencillo
  3. 20% del contenido debe ser información útil de terceros: crear una comunidad de contenidos aportados por todos
  4. Dedicar 10% del contenido a la autopromoción: no perder de vista que el objetivo de las redes no es vender
  5. La finalidad de las redes es generar contacto y crear una comunidad: no crear un chat con los usuarios
  6. Usar un lenguaje sencillo, claro y fresco en los contenidos: para despertar emociones en los usuarios sin saturar ni abandonar
  7. Hacer sentir a los usuarios como parte de la marca: generad fidelidad y motivación

 

Lee estas diez sugerencias sobre el posicionamiento de una marca en las redes, piensa en cómo aplicarlas a tus necesidades y empieza.  

Espacios de Coworking: ciudades dentro de ciudades

Desde hace más de diez años la modalidad coworking se ha ido estableciendo como un espacio ideal donde concebir ideas, iniciar proyectos, desarrollarlos y terminarlos. El coworking no sólo es una alternativa a la oficina en casa, también lo es para empleados convencionales que se desempeñan dentro de oficinas tradicionales; por eso es una opción tanto para individuos como para grupos.

El coworking es un pequeño mundo dentro de las ciudades. Por él transitan desde personas con muchas ideas y escasos recursos para desarrollarlas, hasta personas con pocas ideas y muchos recursos para desarrollarlas, es decir, un coworking permite la coincidencia de sujetos que se buscan sin saber dónde encontrarse, pero ahora ¡ya lo saben!  

Muchas personas se preguntan si un coworking es como trabajar desde casa; les decimos que realmente no lo es del todo. En el coworking te sientes como en casa, pero produces como en la oficina, por ello es una combinación ideal entre comodidad y productividad.  Claro que es posible trabajar desde casa si se cuenta con todas las herramientas necesarias para hacerlo, pero se estaría perdiendo de la compañía de otras personas y profesionales con quienes compartir un ambiente sano, colaborativo, vivo y multidisciplinario.

El Coworking podría convertirse en el motivo ideal para recuperar espacios olvidados o abandonados de distintas ciudades y convertirlos en lugares productivos, tal como lo señala Isabel Romero, pues con esto “se ha construido pequeñas ciudades dentro de ciudades. Y no sólo eso, sino que también han transformado las urbes en las que se asientan, generado cambios arquitectónicos y la proliferación y el asentamiento de nuevos negocios y comercios alrededor de los coworkings”.  Es decir, ya el talento, las ideas y el emprendimiento no están encerrados en oficinas insípidas sino que ciudades, pueblos, aldeas y distintos espacios marginados albergan proyectos en cualquiera de sus rincones.

Definitivamente es propicio hacerse parte de este replanteamiento del trabajo y las interrelaciones sociales que estamos experimentando como sujetos del siglo XXI. Teniendo como uno de los objetivos principales reanimar los espacios urbanos donde convertir el ocio en tiempo productivo. El corworking supone un espacio y tiempo donde se comparten aficiones, labores, familia, entre otras; dentro del cual suceden cosas productivas en compañía de otras personas con fines tanto comerciales como de entretenimiento (preferiblemente ambas a la vez).

Ahora veamos las ventajas y desventajas de un coworking.

Ventajas:

  1. Tenemos la posibilidad de involucrarnos con profesionales multidisciplinarios,
  2. Generar contactos,
  3. Reducir costos,
  4. Obtener asesoramiento financiero y comercial, 
  5. Evitar las distracciones y limitaciones que supone trabajar desde casa,
  6. Aminorar el aislamiento,
  7. Aprovechar la inteligencia colectiva,
  8. Promover la colaboración sobre la competencia y la amistad por encima de la formalidad.

Ahora las desventajas

Desventajas:

  1. Respetar las normas para hacer más fácil la convivencia,
  2. Respetar los horarios para no perjudicar a otros usuarios,
  3. El silencio o ruido del espacio depende de la cantidad de usuarios, que haya en el  momento,
  4. No permite mucha privacidad para atender llamadas.

Si comparamos ambas, evidentemente tenemos más ventajas que desventajas. Y si se piensa bien en las desventajas, no son más que normas mínimas de convivencia para volver a aprender a vivir en sociedad, las cuales se reducen a ser conscientes de la presencia del otro y respetar el espacio que compartimos con él. Te invitamos a hacer una balanza y unirte a un coworking.

 

[button link=”https://conocenos.launchcoworking.cl/espacios-coworking-f-v2/” type=”big” newwindow=”yes”] CONOCE LAUNCH COWORKING[/button]

3 palabras que debes tener en cuenta para posicionar tu página web

Cuando de posicionar páginas web se trata, lo principal es defender un territorio en el cual pueda calar el contenido del sitio web con el cual se está trabajando; es decir, en vez de intentar abarcar todas las palabras relacionadas con una marca, resulta de mayor eficacia buscar la palabra clave que mejor describa el producto con el cual estamos trabajando y así iniciar su posicionamiento en torno a ésta.

Precisamente por eso las keywords o palabras clave son fundamentales, pues los clientes llegarán al producto por medio de ellas. En este sentido, antes de definirlas, es necesario tener claro a través de cual palabra queremos que nos encuentren e identifiquen.

Una demostración de lo importante que son las keywords es que, ciertamente, las personas nunca dejan de hacer búsquedas en google u otro tipo de buscadores, y para ello siempre acuden a palabras precisas que le permitan describir el producto. Sobre todo cuando no recuerdan el nombre del mismo o el sitio web donde pueden hallarlo.

De modo que uno de los principales aspectos que debemos tomar en cuenta al tratar de posicionar una página web es entender que se está tratando de posicionar un “nombre” y ese nombre bien puede ser la clave para fijarse en la mente del cliente. Sin duda alguna, cuando posicionamos una marca, estamos posicionando un nombre.  

Esto nos conduce a pensar que la experiencia del usuario en la web es relativa a la eficacia de sus búsquedas. Mientras más fácil resulte para él llegar a nosotros, más atraído estará hacia el nombre que define la página web que queremos posicionar. Sin duda alguna, tal como lo señala Luis Ferrándiz: “la experiencia del usuario es el fin último en el SEM”, es decir hacernos lo suficientemente visibles como para que su búsqueda sea eficaz y confortable.

Ahora bien, pensando en la eficacia de las búsquedas del usuario o nuestro cliente, es recomendable que todos nuestros enlaces estén customizados y bien direccionados. Se debe evitar que nuestros enlaces lleven al Homepage simplemente, pues cuando un usuario decide buscar algo en internet, una de las cosas que espera es ir directo al enlace que clickeo, sin extravíos que le hagan perder el tiempo o lo alejen de su finalidad. Si posteriormente el usuario se siente atraído por rastrear más lo que la página ofrece, él mismo hará click en las distintas opciones que ofrece el sitio web.

Finalmente, recomendamos tener en cuenta que, antes de posicionar una página web debemos pensar en tres palabras claves: keyword, experiencia y homepage. En el primer caso, la tarea es encontrar una keyword que sintetice lo que estamos ofreciendo e identifique nuestro sitio web de tal modo que nos permita fijarnos en la mente de los usuarios. La segunda es tener en cuenta que la experiencia de cada usuario en nuestra web depende de nosotros,  debemos ser garantes de que su encuentro con nuestro sitio web sea  eficaz y cómodo. Por último, evitar que nuestros enlaces direccionen al homepage, ya que eso puede generar extravíos virtuales al usuario y por lo tanto aburrirse; lo ideal es que el usuario sea redireccionado a lo que él está buscando.

3 pasos básicos para promocionar tu producto en redes sociales

Actualmente la dinámica social con el mundo digital nos hace pensar que la vía más rápida y efectiva de posicionar una marca es a través de las redes sociales, por ejemplo, a través de banners en sitios web, que pueden llegar a los usuarios con mayor efectividad.

Tal como sostiene el coordinador senior new media de Universal Music Group, Fernando Venegas, las ventajas de la publicidad a través de medios digitales, empieza porque puedes llegar a Latinoamérica, Europa y Asia al mismo tiempo, es decir, a distintos lugares sin importar las distancias. Además, puede ser más económico. Por supuesto que en páginas web como Google Adsense los costos son más altos porque tienen mucho tráfico de usuarios, pero para empezar hay otras opciones como Adwords, que pueden ser más económicas y efectivas; y finalmente puede modificarse con mucha más rapidez que la publicidad impresa. Este último aspecto es sumamente importante, ya que se debe pensar constantemente en lo que le gusta ver y escuchar a los usuarios, con el fin de refrescar permanentemente la información.

El primer paso para la promoción de un producto o marca es tener claro el público al cual está dirigido. Esto con la finalidad de definir la estrategia publicitaria más adecuada. En internet, como en cualquier medio publicitario, la estrategia y promoción de un producto o marca dependen de qué estamos ofreciendo y a quiénes está dirigido, lo cual permitirá definir -por ejemplo-, cuáles son los horarios ideales para llegar a ese público.

Luego, una manera de medir el producto, puede ser lanzarlo a través de un sitio web grande, por medio del cual quede expuesto a todo tipo de público. Una vez que se reciba la cantidad de respuestas suficientes, entonces se puede pensar en sitios web más específicos, cuyos usuarios se interesen objetivamente por el producto que estemos ofreciendo y por ello muy probablemente lo adquieran. En este sentido se trata de exponer el producto para conocer qué y cómo le gusta a la gente, luego empezaría el proceso de distribución.

Otra de las ventajas de promocionar un producto a través de redes sociales es que se accede a un espacio, que es público y privado simultáneamente, pues aunque es visible para muchas personas, se llega de manera personal a cada usuario. A través de las redes sociales la información se inserta en el espacio virtual personal de la gente, generando un impacto importante en la mente de quienes reciben la promoción, permitiendo que lo recuerdan más y mejor.

Finalmente, es primordial entender la publicidad a través de las redes sociales como un espacio y camino disponible para los usuarios, que les permita tener acceso directo con la empresa y el producto promocionado. La retroalimentación en estos casos es vital. Precisamente por ello es importante tener una base de datos, que permita conocer bien el target al cual se quiere llegar, ya que esto evitará la inversión en promociones destinadas a  públicos no compatibles con lo que se está ofreciendo.

La finalidad de toda publicidad es cautivar al público, pero el siguiente reto es mantenerlo satisfecho con el producto y la empresa, por eso la relación entre la empresa y el usuario debe ser informativa también, lo cual requiere más que decirle simplemente: “ven y compra”. Establecer un vínculo cercano con el usuario es lo ideal y esto se logra a través de publicaciones frescas, diarias y sobre todo, agradables para los sentidos de los usuarios.

Recuento:

1er paso: pensar en el target del producto para definir estrategia y promoción,

2do paso: exponer el producto para conocer qué le gusta al público. Esto podría permitir llegar a los usuarios ideales y definir la manera más efectiva de hacerlo.

3er paso: establecer una relación cercana con el usuario, que le permita obtener información y respuesta al día sobre la empresa y el producto al cual se está acercando.

 

Esfuerzo focalizado y asertivo: el medio de un emprendedor exitoso

Felipe, Laura, Silvia o Juan, todos por igual cuando piensan emprender un negocio, piensan principalmente en las ganancias que obtendrán de éste. Eso está muy bien, claro que todo aquél que inicia un proyecto quiere que le sea rentable.

Pero emprender un proyecto no implica dejar de pensar en tu entorno. Fundar un negocio no es opuesto a mantener ideales de buena convivencia, empatía y solidaridad para convertirse en un sujeto exclusivamente ambicioso y egoísta, irradiando sólo codicia privada y olvidándose del bien público.  Si algo es cierto es que toda sociedad necesita de hombres y mujeres emprendedores, que a su vez generen trabajo. Sucede que hay empresas con tal capacidad de explotación de oportunidades de negocio, que su crecimiento permite también la prosperidad en la economía de comunidades y ciudades, generando –por ejemplo-, puestos de trabajo, servicios, nuevos productos e incluso riquezas. En este sentido, todo buen negocio puede también beneficiar al prójimos sin afectar negativamente sus ganancias, todo lo contrario. Cada nuevo emprendedor es un posible socio o cliente, que un proyecto sustentado en buenos ideales puede tener a favor.

Hoy no basta con crecer desde el punto de vista económico y tecnológico solamente, dejando de lado el respeto por las leyes de las cosas y la importancia de convertirse en seres humanos integrales. El paradigma de que emprender lleva a la riqueza y ésta a la felicidad debería ser un “slogan” superado. No basta emprender con la mirada exclusiva y egoísta del retorno monetario. Uno de los objetivos de cada emprendedor debe ser lograr tanto satisfacción individual como felicidad duradera. Un emprendedor no puede anclarse en el pragmatismo de ganar plata. Esto sólo hace que el emprendimiento sea visto como un medio para crear prestigio y beneficio individual. Necesitamos empezar a pensar que emprender no es la vida, sino un medio para mejorarla. Así, esto sólo indica que el éxito no es una acumulación de ambiciones personales, sino grupales.

Necesitamos darle un sentido más amplio y humano a nuestro trabajo, y por ende evitar convertirlo en una transacción bancaria sin perder de vista la felicidad que éste puede generarnos y generar a otros. Actualmente, el buen trabajo puede llevar a la felicidad en la medida en que esa felicidad y prosperidad se comparte con otros. Así, el mundo actual parece estar buscando ese equilibrio entre lo laboral y lo familiar, dentro de lo cual eso que más queremos pasa a un plano importante dentro de nuestros esfuerzos. Por estas razones, cada emprendedor debe evitar -a toda costa- trabajos que no lo satisfaga desde el punto de vista emocional. ¿Qué sentido tiene el esfuerzo o sacrificio si tu trabajo no te hace feliz? Esta pregunta podría ser un medidor constante en todo negocio emprendido o por emprender. Invertimos tiempo para sacar determinado proyecto, sin capital al principio, sin poder cosechar nada, sólo sembrando y sembrando, trabajando muy duro y escuchando, hasta que en un momento el esfuerzo entra en coherencia con la productividad y empezamos a ver el diálogo entre ganancias monetarias y vivenciales. Esto sólo se logra pensando en el propio trabajo como un medio para mejorar la vida y dar cuotas de felicidad a los otros en la medida que obtenemos felicidad para nosotros mismos.  

5 claves para crear una estrategia de marketing efectiva por Whatsapp

Un 96% de las personas que usan smartphone prefieren chatear que hablar por teléfono. Por ello whatsapp también es una herramienta eficaz para estar en contacto con nuestros clientes, informarles sobre nuevos productos o cualquier tipo de novedad en nuestros servicios. Según Emili Rodríguez el truco para esto es segmentar necesidades, trabajar el estilo de comunicación y hacer llegar al cliente información de valor.

Aquí te dejamos algunas estrategias para que empieces una buena campaña por Whatsapp:

 

  1. No crees spam, crea empatía. Al comunicarte con tus clientes debes hacerles sentir que se están comunicando con alguien cercano, no con un desconocido que quiere abarrotarles el teléfono de información. Siempre que envíes alguna información a tus contactos, debes estar seguro que ese alguien te tiene entre sus contactos, pues además de ser incómodo para el usuario, también podrías ser sancionado por spam. Construye buenos mensajes, que puedan ser bien recibidos y además despierten interés por compartirlos.

 

  1. Whatsapp es para chatear, por eso debes difundir la información según las características de cada plataforma. No se recomienda enviar archivos adjuntos ni pretender utilizar Whatsapp como sustituto de e-mail. Cada plataforma tiene sus propias maneras de comunicación. Recuerda que los contenidos multimedias son más cómodos de compartir por Whatsapp, que por e-mail. Así que aprovecha los audios, videos o imágenes en este medio.

 

  1. Usa whatsapp con clientes cercanos: es poco beneficioso enviar campañas publicitarias a desconocidos. Whatsapp es una herramienta de chat que puedes utilizar para comunicarte con clientes que ya hayan firmado contratos contigo. Tampoco se recomienda hacer llegar publicidad a los clientes y, de pronto, cambiar la comunicación por sms o por e-mail a este medio, porque puede ser mal recibido. Para esto es indispensable crear una base de datos de tu público.

 

  1. Respetar la privacidad del cliente: debemos tener en cuenta que Whatsapp es un medio de comunicación muy privado. En estos casos es altamente recomendable preguntarle a los clientes si quieren establecer contacto con la empresa a través de ese medio y explicarles la diferencia en la información que compartirás por este medio. Si pretendes hacerle llegar la misma información que por e-mail no tiene sentido, pero si se trata de información inmediata como contactos, datos, etc., seguro le interesará.

 

  1. Enviar información puntual: el uso adecuado de whatsapp como medio de comunicación con tus clientes, supone el intercambio de información concreta. Puedes utilizarlo como una suerte de alerta sobre promociones, pero también para que ellos puedan comunicarse de manera más rápida con la empresa, por si tuvieran alguna queja o que comprobar la falla de algún producto. Antes de enviar cualquier información, debes definir muy bien el mensaje.

 

Recuerda que el Whatsapp es uno de los medios de comunicación más privados, por esa razón debes preguntarle al cliente si está de acuerdo en utilizarlo para recibir y compartir información inmediata con la empresa. Además, los mensajes multimedias tienen mejor receptividad a través de esta plataforma, aprovéchalas sin saturar al público.