Actualmente, muchos de nosotros valoramos el papel del trabajo más allá de una simple vía para ganarnos la vida. Deseamos que nuestras carreras nos proporcionen oportunidades para el crecimiento y la realización personales. Cuando estudiamos y trabajamos no sólo queremos una quincena segura, sino también adquirir el aprendizaje necesario para ejercer nuestro oficio, una mejor relación con la comunidad y obtener un sentido de propósito y finalidad en nuestras vidas.

 

Un salario justo, un buen jefe, desarrollo personal y laboral, grandes oportunidades, eso es lo que todos queremos para sentirnos felices en nuestros trabajos. Estos son el tipo de cosas con las que los gerentes de recursos humanos y los desarrolladores de talento se obsesionan, y también el tipo de preguntas que las personas se cuestionan cuando están decidiendo entre las ofertas de trabajo.

 

Para saber qué nos hace felices en nuestros trabajos o -como empresas-, qué hace felices a los trabajadores, necesitamos practicar continuamente actividades de comportamiento, incluyendo ejercicios relacionados con la gratitud, en los que las personas manifiesten los aspectos que aprecian y valoran en sus vidas. A través de estos ejercicios no sólo expresamos, sino que nos hacemos conscientes de todo cuanto nos rodea.

 

Los aspectos que regularmente interesan a los trabajadores son: satisfacción laboral general, desplazamiento al trabajo y descansos, interacción positiva entre compañeros, tener tiempo libre, lograr un alto rendimiento laboral, beneficios e indemnización, entrevistas laborales y conseguir un nuevo empleo.

 

Sin embargo, los intereses y preocupaciones de los trabajadores varían según su edad. Las personas entre 25 años y 34 asocian el bienestar y el éxito con la llegada a un nuevo trabajo, relaciones laborales positivas, y condiciones de trabajo externas, como desplazamiento fácil, descansos y días libres. En cambio, las personas de 35 años a 44 años expresan esa felicidad en varias áreas, en particular, en el equilibrio entre la vida laboral y familiar, el tiempo libre y el salario.

 

La satisfacción en el trabajo está influenciada por factores tales como los beneficios, el salario, las relaciones y la duración del trayecto al lugar de trabajo. Pero todo esto se reduce a dos cosas que son importantes, independientemente de sus circunstancias: tener vida más allá del trabajo, pero suficiente dinero para mantenerla. Puede que usted ya tenga un trabajo que le permite cumplir ambos aspectos y ya esté siendo feliz. ¡Piénselo!