Los Millenials conforman una generación de jóvenes emprendedores, independientes, cívicos, prácticos, arriesgados y educados, atraídos por los espacios donde es posible la innovación, el trabajo compartido y la confluencia de múltiples disciplinas y mentes que permitan crear a partir de una comunidad. Entonces no es casualidad que los Millenials tengan los coworking como espacios ideales para trabajar. ¿Por qué?

 

  • Pertenecer a una comunidad: el hecho de haber nacido en una era donde todo está interconectado, donde las distancias apenas existen y las relaciones profesionales constituyen un aspecto vital en el ejercicio de la propia profesión, hace que los Millenials prefieran un coworking, donde un sin número de profesionales y creativos asisten, que oficinas aisladas donde compartir experiencias es menos probable.

 

  • Mantener la economía compartida: montar una oficina propia es muy cuesta arriba y los beneficios, a la larga, son escasos. Para los Millenials resulta mucho más rentable compartir la inversión en el espacio a la par que comparte experiencias y conocimientos. La posibilidad de economizar y al mismo tiempo hacer networking es algo que sólo los coworking permiten.

 

  • Estructura y seguridad de los coworking: mobiliario, equipos electrónicos, conexión a internet: todo depende de los dueños del espacio. Los Millenials prefieren la independencia y despreocupación de pagar por el uso de un espacio, que ser responsables por todo lo que ahí allí dentro. No es cuestión de irresponsabilidad, sino de independencia.

 

  • Innovar, innovar, innovar: el entorno tecnológico dentro del cual han nacido los Millenials los hace adorar la innovación. Mientras más herramientas existan para facilitar los procesos y optimizar la calidad del trabajo, mayores probabilidades de innovación surgen, pues el capital humano no invertirá su tiempo en resolver cómo hacerlo, sino en crear y ejecutar.

 

 

Las posibilidades de interacción, el intercambios de conocimientos y experiencias, la división del trabajo y de la inversión económica son elementos fundamentales que hacen tan atractivos los coworking para los Millenials. Facilitar los procesos, liberar de preocupaciones que interrumpen la actividad creativa y brindarle comodidad y confort a las mentes inquietas es el objetivo de todo coworking. Esto explica por qué la relación Millenials+Coworking es la fórmula laboral ideal del siglo XXI.