fbpx

Desde hace más de diez años la modalidad coworking se ha ido estableciendo como un espacio ideal donde concebir ideas, iniciar proyectos, desarrollarlos y terminarlos. El coworking no sólo es una alternativa para salir de la casa, también lo es para empleados convencionales que se desempeñan dentro de oficinas tradicionales; por eso es una opción tanto para individuos como para grupos. El coworking es un pequeño mundo dentro de las ciudades. Por él transitan desde personas con muchas ideas y escasos recursos para desarrollarlas, hasta personas con pocas ideas y muchos recursos, es decir, un coworking permite la coincidencia de sujetos que se buscan sin saber dónde encontrarse, pero ahora ¡ya lo saben!  

Muchas personas se preguntan si un coworking es como trabajar desde casa; les decimos que realmente no lo es del todo. En el coworking te sientes como en casa, pero produces como en la oficina, por ello es una combinación ideal entre comodidad y productividad.  Claro que es posible trabajar desde casa si se cuenta con todas las herramientas necesarias para hacerlo, pero se estaría perdiendo de la compañía de otras personas y profesionales con quienes compartir un ambiente sano, colaborativo, vivo y multidisciplinario.

¿Pero, por qué es una buena idea para un emprendedor estar en un coworking? 

Te contamos aquí, 3 buenas razones.

  1. Sales de tu casa

A menos que seas un sensei de la productividad, te darás cuenta que teniendo una jornada de trabajo marcada por un inicio y un final, ordenarás mejor tus tareas diarias y serás más productivo: tu jornada comenzará cuando llegues y se terminará cuando te vayas. Cada persona organiza su horario. Cuando aprecies la forma en que otras personas concretan sus rutinas de trabajo, te verás impulsado a generar una propia. En tu casa las distracciones serán muchas. También te servirá mucho tener un lugar para reunirte con clientes, con tu equipo o proveedores; pues le da más seriedad a tu negocio.

  • Gastas menos dinero (y tiempo) que estando en una oficina privada

Estar en un coworking es más barato que arrendar una oficina. Tal vez creas que es muy cómodo arrendar un espacio privado para ti y tu equipo, pero esto no es tan así. En primer lugar, al arrendar tienes que pagar todos los gastos propios de un arriendo: mes de garantía y corredor. Además de estos costos, al estar en un espacio de coworking, puedes ahorrarte muchos gastos generales: internet, línea de teléfono, agua o luz, así como otros gastos y asuntos que a veces no consideramos, como por ejemplo: el café, aire acondicionado, los artículos de limpieza y, por supuesto, el tiempo de ir a comprarlos.

  • Conoces personas: Networking.

Sin embargo, la mayor ventaja que ofrecen los espacios de coworking, en palabras de los empresarios, es la de estar en permanente contacto con otros emprendedores, que pueden trabajar en su mismo rubro o en campos relacionados al mismo. La oportunidad de estar en contacto con otras empresas, permite a las personas una mayor posibilidad de generar o ampliar negocios. Ciertamente puedes trabajar desde casa, pero estarás en una zona neutral, aislada. Todo negocio necesita construir una red de contactos y el trabajo compartido que exige un coworking es caldo de cultivo para generar interacciones. Además, es muy práctico porque a medida que avanzas en tu negocio, siempre necesitarás servicios y qué mejor si tu compañero de coworking puede ser tu contador, diseñador o el programador de tu aplicación.

En LAUNCH coworking abrimos las puertas a todas las personas que quieran independizar sus servicios profesionales o iniciar su empresa. Si deseas conocer más sobre nuestros servicios y oportunidades, te invitamos a conocernos.