Creemos que escuchar la experiencia de los otros no siempre es positivo. Constantemente vivimos topándonos con colegas y profesionales que nos sugieren innumerables maneras de hacer nuestro trabajo, sin pensar que no siempre las mismas estrategias nos sirven a todos. Sin embargo, tener contacto con los otros sí lo es.

Si bien, la atención ante todo individuo es indispensable para establecer una buena conversación, existen diversos factores que pueden sumar o restar puntos en ese intercambio de palabras a beneficio de la marca, empresa, compañía o negocio para la cual se labora.

Siempre podemos redireccionar el conocimientos de esas personas y el contacto que tenemos con ellas para crear una suerte de inventario con el cual construir un gran networking. Cada una de las personas que se nos acercan son un posible medio de difusión para nuestra marca o empresa. Incluso podríamos verlo como esa pequeña colaboración entre colegas y personas capaces de beneficiarse mutuamente.

Diariamente aplicamos el networking de manera inconsciente, cuando utilizamos a amigos para difundir determinada información o cuando pedimos su apoyo u opinión en el desarrollo de alguna de nuestras ideas. Ahora lo que necesitamos es hacerlo conscientemente. No olvides que las relaciones que quedan concretadas favorablemente pueden dar lugar a recomendaciones futuras, a negocios con la mejor inversión y a mejores oportunidades de forma general.

 

Aquí te compartimos tres estrategias para que te conviertas en todo un experto del Networking.

 

  1. No olvides viejos contactos o amistades

Es preciso que conserves el contacto con todas aquellas personas que aportaron algo positivo, aunque fuera mínimo, a la realización de la empresa, marca o compañía. Sería idóneo mantener por lo menos un pequeño porcentaje de esas viejas amistades que aportaron ideas o ayudaron a realizarlas, pues nadie sabe si algún día necesitas de ese un asesoramiento o alguna oportunidad de trabajo.

 

  1. Estar muy atento a la redes sociales

A través de las redes sociales puedes crear una gran imagen tanto de la compañía, como de quien la dirige. Por eso es importante que mantengas tus páginas y referencias actualizadas, sobre todo las relaciones profesionales que vas estableciendo, pues así los demás podrán ver cuál es tu red de trabajo. Saber exprimir las cualidades y bondades de LinkedIn, Google +, Facebook y otras aplicaciones en internet, puede marcar la diferencia en la interacción de excelentes propuestas que capten la atención de inversionistas y colegas.

 

  1. No te conformes con las redes, recuerda el contacto personal

Sobran maneras de llegar al otro, a través de una reunión de trabajo, un almuerzo o incluso una cita en algún Café, pueden marcar la diferencia de tu marca y tu trato. El contacto físico debe de estar impecable; allí entra, tanto la buena receptividad de lo que escuchamos, como también la capacidad para responder con frases claves y gustosas para el oído del receptor.

 

Recuerda que manejarte con buena actitud siempre aporta muchísimo a la imagen y energías que transmites a tus colegas o inversionistas. Mostrar un semblante agradable amplía las posibilidades de encontramos con un contacto que se ajuste perfectamente a lo que estamos buscando y a lo que podemos ofrecer.

Escucha siempre las experiencias del otro, aunque no sean útiles para ti, pues el solo hecho de que él sepa sobre tu trabajo o empresa y opine sobre ella es una posibilidad de sumar otro networker.