Instagram sigue siendo la plataforma ideal para interactuar con tu audiencia. Así que esa ventaja es algo que debes empezar a aprovechar desde tu negocio. Es importante que te hagas visible para los usuarios, que a fin de cuenta son potenciales clientes. Para ello debes perfeccionar la manera en que publicas contenido y lo que publicas. Ciertamente, la función de las redes sociales no es vender, sino atraer a los usuarios. Pero luego de la atracción viene la acción y es eso justamente lo que nos interesa. ¿Qué debes hacer?

Publicar fotografías que asocien la marca con un estilo de vida interesante, atractivo, deseable.

Tus imágenes deben ser lo más espontáneas y auténticas posible. Nada de posturas prefabricadas. ¿El objetivo? Parecer reales

Piensa en publicidad indirecta, es decir, no seas tan explícito

Las imágenes deben mimetizarse con lo que las rodea. Nadie quiere consumir un logo, sino lo que ese logo implica. Entonces, busca el contenido implícito

Acude a los influencers. Estos usuarios famosos marcan la pauta para todos los demás. Sugieren qué consumir, cómo hacerlo, cuándo y dónde como parte de un estilo de vida que muchos desean probar

¿Sabías que puedes filtrar influencers? Existen mercados que te ayudan a ubicar los que mejor se adaptan a tu negocio y quieran trabajar contigo.

Utiliza muchos #hashtag que te ayuden a ampliar tu alcance

Está atento a los públicos personalizados que interactúan con tu cuenta

Mejorar la segmentación del público para ofrecerle lo que quieren cuando lo quieren

La interacción de los usuarios con tus publicaciones, sobre todo de las stories, te permite medir alcance, respuestas y abandono. Tres elementos que determinan el interés que has despertado en la audiencia y la efectividad del contenido que has publicado. Está atento a lo que publicas y cómo lo publicas. Recuerda que la finalidad es el inbound marketing o la atracción de usuarios. Nunca pretender persuadirlos ni forzarlos. El marketing digital es un proceso de enamoramiento entre la marca y los usuarios.