fbpx

Freelance y emprendedores puede que tengan en común la capacidad de captar oportunidades para iniciar un negocio, ir un paso más allá, renovar el mercado, transformar las dinámicas laborales y por supuesto, darle una vuelta de tuerca a la propia vida. Se caracterizan por ser personas inquietas, innovadoras, arriesgadas y con amplios deseos de aprender, enseñar y volver a aprender. Más allá de las diferencias literales que existen entre ejercer un trabajo de manera autónoma o idear, planificar y desarrollar un plan de negocio, freelance y emprendedores tienen en común la insatisfacción por el orden establecido y el convencimiento de poder implosionar las cosas con sus propias habilidades.

Pensábamos en torno al factor común que caracteriza a estos señores al momento de entrevistarnos con Tomás Nader. Comunicador multimedia, diseñador, life coach y consultor en marketing, dedicado a trabajar con profesionales independientes para ayudarlos a mejorar las ventas de sus servicios. Desde que conversamos con Nader, creemos que el trabajador autónomo puede ser visto como un personaje de comics, que va desarrollando distintos superpoderes con los cuales repotencia sus habilidades, a la par que aprender a inspirar a otros a desarrollar las suyas.

Resulta fácil imaginar a los emprendedores y freelances como jugadores que van superando niveles cada vez más difíciles, para los cuales deben adquirir nuevos conocimientos y facultades. Pero, ¿cuáles son esos superpoderes? A partir de la conversación con Tomás Nader, vamos a enumerar diez:

  1. Si te sientes como prisionero en tu trabajo, lánzate como freelance
  2. Busca la ayuda de mentores para darte menos porrazos en el intento
  3. Desarrolla la empatía y el resto de habilidades blandas para impulsarte en tu gestión
  4. Capacítate en marketing digital orgánico e impúlsalo con todo diariamente
  5. Descubre dónde están tus potenciales clientes y hazte presente
  6. Haz vida en los espacios de coworking para conectar con mentores, intercambiar conocimientos, rodearte de un ambiente donde todos estén trabajando y captar clientes
  7. Como freelance, evita parecer “doméstico” con los clientes. Busca la imagen profesional de tu trabajo
  8. Supera el primer nivel lo más rápido posible y continúa hacia los otros niveles
  9. Aprende: cada nivel es una nueva oportunidad para entender, dominar y compensar
  10. Invierte el orden de las cosas: idea, ejecuta y refina primero antes de estancarte en planificar y refinar sin nunca llegar a ejecutar

Si aún estás dudando sobre empezar tu vida freelance, recuerda que según Tomás Nader lo primero es lanzarse, probar y luego ir haciendo los ajustes. Los “porrazos” no faltarán, pero siempre existirá la oportunidad de acercarte a los espacios de coworking y conectar con mentores que te guíen hacia tu propio éxito.
Y si tu nicho está en Instagram, no dudes en escribirle a Nader. Está ahí para que le preguntes lo que quieras, cuando quieras. ¡Cuentas con su apoyo!